skip to Main Content
Las Carnes Blancas

Las carnes blancas

El consumo de carnes blancas (de ave) a nivel mundial, ha ido aumentando significativamente frente al de otros productos cárnicos, especialmente la carne roja, ya que se ha demostrado que esta ofrece importantes aportes a la alimentación humana y que su contribución nutricional es más que importante para las personas.

En culturas como la dominicana, las carnes blancas que más se consumen son la de pollo y de pavo, aunque existen muchos establecimientos donde se puede conseguir carne blanca de todo tipo congelada y de buena calidad a un excelente precio, ya que es uno de los alimentos principales en la gastronomía de este país.

Evidencia de esto es que el pollo forma parte de la llamada “bandera dominicana”.

Lo que ofrece la carne blanca

Como otros tipos de carnes, la blanca es una importante fuente de nutrientes, minerales (hierro, potasio, selenio) y vitaminas (A, E, complejo B), por lo que su consumo ayuda mucho al organismo en su crecimiento y desarrollo, así como a combatir la anemia y la debilidad física.

Además, la carne blanca tiene un menor contenido calórico que la roja y que otros alimentos grasos, por lo que su consumo es aun más beneficioso para la persona y forma parte importante de la dieta nutricional.

Se ha llegado a relacionar la ingestión de carne blanca con efectos muy positivos para el cuerpo humano, como lo es una mayor resistencia frente a determinadas enfermedades y un mejor desarrollo en las partes del sistema nervioso que tienen que ver con la memoria y la inteligencia.

Su conservación

Ahora bien, más allá de los aportes que este alimento supone para la alimentación humana, es importante tomar en cuenta algunos aspectos que tienen que ver con su conservación, preparación y consumo, para así sacar el máximo beneficio a lo que bien podría llamarse uno de los alimentos más importantes en la dieta de las personas.

En primer lugar, es importante que la carne blanca, luego de ser debidamente limpiada y organizada, se conserve bajo las condiciones adecuadas, lo que significa refrigeración, ya que existen numerosos métodos y técnicas de congelamiento que permiten que la carne se mantenga en un estado perfecto y con el cien por ciento de su calidad conservada.

Es recomendable que la carne se conserve en refrigeradores controlados que mantengan la temperatura deseada para que este tipo de productos se preserve perfectamente y llegue al plato del consumidor con la calidad que caracteriza la carne blanca. Lo mejor en estos casos es disponer de almacenes especializados dedicados especialmente para guardar carnes congeladas.

Su preparación

La carne blanca, la igual que cualquier otro tipo de alimento, debe ser manejada con los principios de higiene adecuados, lo que significa lavarla con suficiente agua, prepararla en un ambiente adecuado y tener un manejo correcto de los utensilios que intervienen en su preparación. No hay que olvidar que esto ayuda a mantener un buen estado del producto y a eliminar todo lo que no sea un aporte positivo de este alimento a nuestra nutrición.

Luego de ser lavada correctamente y picada según la carne que sea y el alimento que se vaya a preparar, el importante considerar que la misma debe cocinarse lo suficiente, como el en caso de cualquier carne, con el fin de reducir el riesgo de microorganismos presentes en la misma, así como para lograr el mejor sabor para su consumo.

Su consumo

Es bueno consumir cierta cantidad de carne en la dieta diaria, ya que la misma representa un aporte significativo de nutrientes y minerales para nuestro organismo, además de que sustituye a otros alimentos en términos nutricionales.

Es aconsejable diversificar el consumo de este producto, tanto por el tipo de carne como por la forma en que se prepara, lo cual ayudará a mantener el buen gusto por este alimento y hallar deleite cada vez que se consume.

Y, lo más importante de todo es ¡disfrutar!, pues, además de ser un alimento tan provechoso para nuestra alimentación, la carne blanca se caracteriza por su sabor, la facilidad con que se prepara y la gran variedad de platos con que podemos deleitar el paladar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top