skip to Main Content
Las Carnes Rojas

Las carnes rojas

Como ya sabemos, existen varios tipos de carnes para el consumo humano, y entre ellos la carne roja es quizás la de mayor consumo, ya que es la que pertenece a la vaca, el cerdo, el cordero y otros animales. También la podemos encontrar en embutidos derivados de estos animales.

Son considerables los aportes energéticos de la carne roja a la dieta alimenticia diaria, especialmente de vitaminas y minerales, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado en varias ocasiones un consumo balanceado de este alimento para obtener los recursos que nuestro organismo necesita para vivir.

Vitaminas del grupo B (B2, B6, B12), Hierro, Zinc, Selenio, Calcio, entre otros, son sólo algunos de los aportes nutricionales que podemos obtener al consumir carne roja y que difícilmente podríamos lograr con el consumo de vegetales. Dicho en otras palabras, lo que una ración de carne bien preparada nos aportes requería de grandes cantidades de otro alimento para obtenerlo.

La comercialización de carne roja a nivel mundial ha crecido significativamente en los últimos años, tanto por las bondades de este alimento, como por el desarrollo de importantes sistemas de procesamiento, almacenamiento y distribución cada vez más seguros y sofisticados que se aplican hoy en día.

Existen grandes almacenes que mantienen la carne refrigerada en óptimas condiciones, para garantizar así que la misma conserve un excelente estado y que ésta puede llegar al consumidor de la manera más satisfactoria posible. No en vano en países como República Dominicana, son incontables los platos para la comida diaria que se preparan con este tipo de alimentos.

Ventajas de consumir carne roja

Como ya hemos indicado, la carne contiene proteína y minerales que son indispensable para el ser humano, ya que ayudan al crecimiento y desarrollo de los músculos, a las células del sistema nervioso, al fortalecimiento del sistema inmunológico, a la buena salud de la sangre y otros tantos aspectos importantes para la vida del ser humano.

La comunidad de medicina a nivel mundial ha reconocido que las carnes rojas ofrecen a las mujeres embarazadas y a los niños durante su desarrollo el hierro y el complejo B que el organismo necesita, lo que los mantiene protegidos de la anemia y otros males que pudieran afectar su desarrollo.

Más allá de sus beneficios nutricionales, el consumo de carne roja constituye una de las mejores opciones para la mesa, debido a su agradeble sabor y las posibilidades culinarias que ofrece, lo cual explica por qué es uno de los alimentos preferidos para muchas personas.

Consejos para su manejo y consumo

Como cualquier otro tipo de alimento, el consumo de carne roja debe ser cuidadoso y con las medidas necesarias, para aprovechar todos los aportes que genera a nuestros organismos y evitar cualquier daño que pudiera causar.

Una de las primeras cosas a tener en mente al consumir carne roja es la higiene, ya que es más que recomendable que sea bien lavada con suficiente agua y vinagre antes de ser preparada, para eliminar todo aquello que no sea provechoso para nuestro cuerpo.

Es muy importante que la carne para el consumo humano sea suficientemente cocinada, ya que esto garantiza el buen sabor del alimento y elimina cualquier organismo no deseado que se pueda encontrar en la misma.

La conservación es otro punto sumamente importante con relación a este tipo de carne, por lo que es buena idea que se conserve congelada, ya que las bajas temperaturas garantizan condiciones opinas del producto y ayudan a conservar su calidad.

¡Ya sabes! La carne roja es un gran aliado alimenticio, y es mucho lo que su consumo puede aportar a tu organismo y a tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top